Para proteger la integridad de la mercancía, previo a su transporte y una vez que el pedido es colocado sobre una tarima, aplicamos varias capas de película encogible de P.V.C. sobre el mismo para conservar en buen estado la mercancía, proteger la unidad de carga de roturas y facilitar su manejo.  Así mismo, el emplaye evita la contaminación de los productos alimentarios por agentes externos —como polvo, contaminantes en el aire o insectos— durante su transporte.